- Tu blog de poesía más leído por la web -

2.7.18

ANDREA CASTILLO



Instrucciones para una maleta sin viaje, en tres actos.

I

Me hablan de tu fantasma
De las noches que haces despertar al sol
Para girar la tierra a tu antojo
¡Y digo que no quiero!
Abro mi maleta para empacarte como a mis abrigos y botas
Junto a la artesanía de un lugar en donde las banquetas
Dibujan las sombras de los atardeceres
Para hormigas paseantes como nosotros
(Devoradoras de hojas como nosotros)

II

Me pongo encima al fantasma que te envuelve
Para sentirte cerca
Y no preguntarte desde dónde debería sitiarme lejos de tu pasado
Que no sabe seleccionar mudas de ropa, ni de recuerdos
Que le permite escampar a las nubes
Y retirarse, sin intentar jamás quedarse a recoger los ríos desbordados
El lodo en los zapatos
Y los pequeños charcos que deja tras de ti niños felices.

Es de día y se agita inquieto el avión de papel que lanzaste
Desde las azoteas de la ciudad más pálida de este continente
Desde donde te arrojas sin cesar
Como el sol se arroja dentro del día.

III

Para seguirte, constantemente y sin anestesia
Me metí dentro de tu maleta sin viaje y sin destino
Sigilosa y doblada
Me muero por asfixia
Sepultada bajo una montaña de ropas
Que jamás te pones.


                                    
Desaparecen las palabras 

Si el mutismo fuera la única realidad del amor
Posiblemente las palabras encontrarían la manera de alcanzarnos
Podrían convertirse en aves grises
Que regresan con los ojos repletos de amaneceres
Enquistarse en la tristeza del mar y sus despedidas
O transmutar en un hombre cualquiera 
que grita 
tras las murallas de un laberinto en ruinas (del cual no intenta escapar) 

Ser sólo la agonía de unas hojas en blanco que arrojamos con furia
desde lo más alto de una encina
y que las miradas llenan de tinta azul
como los dedos fríos de las noches

Podrían ser simplemente, aquel túnel por donde se escurren los minutos
Y en la bifurcación:
...............................Aquel tramo del camino que no lleva a parte alguna.

Si las palabras fueran sólo un momento imposible de los labios
No tendría reparo en olvidarme para siempre de ti

Pero no hago bastante al ocultarlas
Tampoco al decirlas.



Queda la sed

Queda la sed
O la quietud de unos pasos que se alejan sin moverse
Queda la necesidad atroz de abrocharse las angustias al cuerpo
De no quedar desnuda y azorada
De procurarle oporto a una copa rota

Desde ésta no se puede beber más que otra sed
Una palabra
Un gesto
Algún adiós.

Andrea Castillo. 1986. Ica, Perú. Licenciada en psicología, poeta y escritora en ciernes, tiene dos libros aún inéditos. Ha participado en diversos festivales nacionales e internacionales. Textos suyos aparecen en las antologías Algo de cierto, Ica selección poética (Lustra editores, 2007); Convergencias: Muestra de poesía contemporánea (Editorial Río Negro, 2012); Poetas en la arena. Antología de poesía iqueña (Fondo de la Biblioteca Abraham Valdelomar, 2017).
Contacto:

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Belleza por todas partes.
Y mucha sensibilidad.

Saludos.

Xavi dijo...

Me gusta el último poema mucho más clarito

Besos

Rafa Hernández dijo...

Vaya talento y vaya poemas, una divinidad.

Salud.

CHARO dijo...

Me alegra verte por estos lares ya que hacía tiempo que no actualizabas. Un poema precioso.Saludos

Anónimo dijo...

Está en algo la flaca ;-)

XXX dijo...

Poesìa de Ica para el mundo,bien!!!

Leon C dijo...

Estoy orgulloso de ti. ¡Sigue haciéndolo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...