- Tu blog de poesía más leído por la web -

19.1.17

Poema


La Otra Orilla

Un hombre pasa
el juguete
que dejó
perdido
en algún rincón
del tiempo
y del espacio
no deja
de llorar
turbias lágrimas
de polvo.

© Jorge Ampuero

1.9.16

Poema



Apariciones

Aquí solo
arrinconado
bajo este invierno
sombrío y gris
a punto de escribir
mientras irrumpe de pronto
una muchacha por la calle
iluminándola
vestida por los astros
ella pasa lentamente
desgarrando
la crepitante infinitud
alterando el tiempo
y el espacio sin saberlo
invadido por azules mariposas
mientras me mira sin mirarme
tocándome
como quien se lleva
algo de mí
provocando la barbarie
y la insania irreparable
si la pienso por un instante
acaso ella podría pertenecerme
como la raíz al árbol
como pertenece mi cuerpo
devastado
a este pedazo de papel
y al lápiz
que empieza
por arder
entre mis manos.

© Jorge Ampuero

6.5.16

Inés Martínez



Besar IV

Entro y salgo de mí misma
quiero gritar pero las normas
no me dejan.

Quiero vivir en el escalofrío de mi propio cuerpo
entrar y salir de él
en busca de una respuesta al hambre
que anida entre cosquilleos.

Llueve en mí
quiero calarme y tapiar los poros
quiero gritar al ritmo que caen las gotas
cubrirme de ambrosía
encontrar el nacimiento
de mi Alma.

- Silenciosa exaltación
el temblor no tiene nombre -


A todas ellas

................................ A Clarice, Sylvia, Alejandra, Unica, Anne...

Enardecer. Emprender el camino a través del fuego
Echo de menos a todas las mujeres que leo
Me siento inquieta, brotan girasoles en busca
de la luz que produce mi cuerpo al leerlas.
Poseer. Echo de menos a todas las que están muertas
Sus palabras se han esparcido como ceniza
En mi frente se ha ungido una cruz.
Llamar. Más allá de la nostalgia
Las he llamado pero nunca contestan.

Un leve susurro. El viento chirría en la ventana.
Abandonar. Siento su ausencia como el grito
golpeando al sol al otro lado de la noche.
Llamo. Escribo despacio palabra por palabra
palabra por palabra
pero no responden.
No tiene sentido


Pesadilla interior

Siento que todavía no soy nada
todos a mi alrededor hablan
de maternidad
y yo
solo
siento patadas
en mi estómago
vacío
no hay vida solo un hilo
inánime que cose
las heridas que
se infectan en mi lengua.

Me acuesto con mi cuerpo
pero no escondo
los hilos de alambre
cosidos entre lo material
y mi mente.
Mi pulpa en mis manos
toma mis llagas
el colpaso de quien me ama
(yo)
ha roto el miedo.


Inés Martínez. 1994. Madrid, España. Escritora y poeta, estudia Periodismo en Madrid. Colabora y publica poemas y relatos en diversas revistas, páginas y espacios culturales. 
Contacto:

12.3.16

Lara Peiró


Háblame

Háblame para no oírme.
Háblame para no oír
al perro que ladra,
a la gente que murmura,
al miedo que me grita
y a la vida que sube y baja.

Háblame para no oírme
cuando subo y bajo
sobre ti,
.......sobre la vida
.................y sobre mí.


Fuego

Piénsalo en frío.
Piensa que los pájaros
no viven enjaulados.
Piensa que los versos
nunca se escriben solos.
Piénsalo en frío.
Piénsalo y dime amor
como se apaga el fuego
con más fuego.



Las ideas desnudas

Podemos besarnos sin prisa,
comernos las bocas,
no por amor,
sino por hambre.

Podemos desnudarnos,
entrar en tu cama que
es el templo donde
rezan nuestros cuerpos.

Podemos tocarnos,
frotarnos,
burlarnos de los actores porno.

Y todas, todas estas ideas desnudas
bailan en mi cabeza
a un ritmo suicida.


Lara Peiró. 1994. Valencia, España. Poeta y traductora literaria. Estudiante de Traducción en la Universidad de Valencia. Ha publicado en varias revistas digitales y portales web. Actualmente forma parte del proyecto Hot Babes, antología bilingüe de poetas jóvenes, editada por la Editorial Ojo de Pez.
Contacto:

30.1.16

Poema


Un poema
........................................... A  Jumira García.


Quiero escribir un poema
que rompa con las palabras
y me hable
solo con tu voz
desde el primer verso
un poema que no deje de escribirse
escarbando con tus manos en las mías
deshaciendo la mudez
y la ceguera
deshojándote en mi pecho
lloviendo sobre mí
abriéndote despacio entre mis venas
pronunciando hasta el silencio
que grita en mi interior
sin enturbiarte
porque quiero un poema
que responda por ti y por mí
como responde el agua
por los peces
y sea continuo como el tiempo
incesante como el mar
y el oleaje infinito
que sostiene tu mirada
un poema capaz de contenerte
de lograr la altura de tu imagen
la intensidad de tu propia semejanza
donde pueda perderme
y hallarme de pronto
al encontrarte
un poema como un río
un árbol
una montaña
por donde fluya
un canto perdurable
para deletrear los días
y las noches con tu nombre
que vaya contigo a todas partes
que te lleve
y te regrese a mí
como el aire al mismo viento
siempre busco escribirte este poema
profundo y total como ninguno
que sea a la vez la muerte de todos los poemas
o la vida que los resucite ante tus ojos
por ahora solo escribo
los ruidos que borran
las páginas invisibles
y errantes del silencio
mientras te espero
y soy otro poema que no lees
atravesado por la sequía

y las cenizas
de la ausencia
arrasado por tu voz
hasta que vuelvas

a seguir conmigo
la etérea ruta de los pájaros
y el poema siga

poblando de astros la intemperie
hasta abrazarte a mi alma

a este interior
donde nadie viene.

© Jorge Ampuero

27.11.15

Carla Badillo




A manera de poética

1

Un poema jamás quedará completo
aunque un punto final lo remarque.
Un poema es un caballo que nace,
crece, se reproduce en nuestras manos
y luego escapa, desbocado,
detrás de su propia cola,
para morderla, para arrancarla,
pero nunca la alcanza,
esa cola es el Silencio.

2

Tiemblo
escribo un poema
y luego me alejo,

pero sigo temblando.

La poesía, comprendo,
no se cura.

Me alegra
estar enferma
de tanta luz.

3

En este punto donde la cuerda acaba
nombro al silencio para pulverizar al poema
para que la poesía vuelva a ser.
Mejor no escribirla / apenas invocarla
Arrancarse los ojos como un acto de fe
para ver su brillo desde adentro.
La música persiste en el eco demencial
Imposible escapar del ruido / todo es ruido /
Y ya no hay palabras para nombrar lo que no existe
Ya no hay equilibrio / ni cuerdas / ni alas
Salto para dominar el vértigo
por eso me aplauden los muertos
los ausentes / los contrarios
los que ya no tienen nada que perder
El silencio estalla en sus manos deformes
Y en las mías / el poema sobrevive.


Memoria o corazón

Me niego a toda negación, empezando por su cuerpo
derretido entre mis manos como un tótem líquido.
Me niego a burlarme de mi incapacidad de olvidar,
y al peso que traen consigo los falsos recuerdos.
Me niego a caer sobre el fango del silencio,
y a escupir sangre cada vez que su nombre
deje de ser.


Poema a un muerto sin tumba

Hubiese sido más romántico
que mueras atorado con mi lengua
o asfixiado, sofocado al interior de mi boca.
Así sabría dónde están tus restos.
Así me hubiese convertido al fin
en tu última morada.



Carla Badillo. 1985. Quito, Ecuador. Poeta y escritora autodidacta, es además bibliófila, traductora, bailarina y periodista. Su obra ha sido reconocida y premiada con diversos galardones como el Premio Nacional de Poesía "César Dávila Andrade" (2011) por su obra "Partituras Incompletas (apuntes de música y otras obsesiones)" y el Premio Loewe de Poesía - Creación Joven (2015) por el poemario "El Color de la Granada".  Ha publicado además "Belongings / Pertenencias" (2009). Colabora con diversas revistas y medios y su obra ha sido traducida a varios idiomas.
Contacto:

27.10.15

Poema


Todavía

Todavía suelo volar

derrumbándome
dentro de mí
extraviado
en el laberinto
de mis muros derruidos
cual partícula invisible
de un planeta lejano
sin órbita
donde espanto las moscas
buscándome
bajo sus tenaces galopes
como quien se pierde
entre papeles
convertidos en mariposas
o peces inauditos
para otra vez morir un poco
desangrado al filo 
de las salvajes palabras
mordiendo el polvo
de batallas perdidas
y errantes
bajo la luna
y todavía pensar en ti
sintiendo la danza
de caballos fosforescentes
en mi cráneo
y no dejar de ser
montaña
aullido
encender el fuego
para que mi vida
no se reduzca a las cenizas.

© Jorge Ampuero.

15.9.15

Pamela Rahn



Anoche me soñé muerta

Anoche me soñé muerta
mi cuerpo flotaba en un río lleno de escombros
seguro de su dirección
asqueroso pero paciente
me vi muerta pero no me vi muriendo
no sentí el dolor tan solo sentí la muerte
mis manos blancas ya no eran blancas
escurrían sangre que fluía junto con el agua de río
pero tenía sentido
era sangre de vida que no quería la muerte
anoche me soñé muerta
me soñé olvidada
junto a la basura
me soñé inmóvil en posición horizontal
llevada como una piedra a través de la corriente
las ranas caminaban encima de mí
mi boca abierta era refugio de insectos
mi cuerpo ya no era más mi cuerpo
era carroña de pájaros
era alimento de vuelo
anoche me soñé muerta
me sabía muerta
me entendía muerta
pero tenía hambre.



Razones interminables por las que elegí la locura

Vi al amor retorcerse en la humedad
Vi al corazón
volcarse enfermo en las virtudes
Vi a la imagen desaparecer
Vi a la ausencia flotar
y me olvide de la ausencia
Vi a la digestión volverse hombre
Vi al hombre
convirtiéndose en gusano
Vi al gusano convirtiéndose en mariposa
Vi a la mariposa morir
Vi a la muerte vestida de mariposa
Vi al vestido desnudarse en la inmensidad del mar
Vi en el trozo
de piel un desperdicio
Vi en la suciedad
la imaginación del un millón de hombres que huyeron de ella
Vi en la diferencia de tus ojos y los míos una verdad que todavía puedo contar
Vi en la fotografía un minuto de mi misma
Te vi mirándome
Te vi advirtiéndome sobre mi propia verdad
Te vi acusándome
Te vi moviendo nuestras siluetas pulverizadas
Al ritmo de tus jadeos
Te vi como un lamento
Subiendo
y bajando
a través de mi
Te vi atrapado
Te vi lleno de tierra
Te vi tocando las paredes
para conseguir el camino correcto
Te vi en la oscuridad
Te vi repulsivo
Te vi con los ojos vacíos
Repletos de arena
Te vi arder
y preferí saltar por la ventana
convertida en cenizas.




La ternura


La ternura es la nostalgia

es la mano mojada en el espejo
mientras miras en silencio
mis ojos abiertos
que se reflejan en el vidrio

La ternura es asesina

es el espasmo infinito
de tus brazos alrededor de mi cuello

La ternura es calurosa

es eso que esta húmedo
y se derrite bajo el sol

La ternura es la utopía

de tu boca
con sed de la mía

La ternura es la tristeza

es la sal
de mis lágrimas tocando tu boca.


Pamela Rahn. 1994. Caracas,  Venezuela. Realizadora cinematográfica, escritora y poeta. Parte de su obra narrativa y lírica ha sido publicada en diferentes revistas y espacios virtuales. Actualmente escribe artículos de cine, música y literatura para diferentes medios.
Contacto:
http://drugsandmisunderstoods.tumblr.com
http://pamelarahn.wordpress.com
https://www.facebook.com/pamela.r.sanchez

30.7.15

Poema


Revulsión


Ahora que mi cuerpo

tiembla como una herida
abriéndose en mil laberintos
solo quiero
que me toques
aquí dentro
para limpiarme
de pronto
o para
ensuciarme
otra vez.

© Jorge Ampuero.

9.4.15

Xel-Ha López


Oye

Todas las escritoras se vuelven locas
y las encierran
y las encierran sin excepción.
[…]

Todas las escritoras morirán
morirán solas
con sus respectivos lujos
y cantidad de gatos o de sangre
respectiva

[…]

Todas morirán porque son
hombres
los hombres mueren
y a veces
aunque sea verdad
no lo parece.



Credo a Bob Dylan

Yo creo en ti Bob Dylan
porque mi madre creyó en ti y en los preservativos
yo creo, creo, creo
yo creo en ti bob dylan
sé que existes
aunque no te he buscado en las redes sociales
no hablo de ti
no quiero traducir lo que dices
y no me gusta escucharte en la radio
porque no te busco
porque lo dice mi madre “Bob Dylan”
cuando sonríe con sus ojos de medio siglo
y recuerda los desnudos
la pasarela sin retorno
que es su amor
porque te escucha
y vuelve a sonreír
y si fuera posible
me hablaría
del amor que se hace con un hombre desnudo
y un disco tuyo dando vueltas
Yo creo en ti Bob Dylan
aunque no compre tu disco
apague la radio sobre el compás de una canción tuya
y no sepa tu nombre
y no lo investigue
aunque en internet estés colgado
como de un árbol de ramas infinitas
y no coma tu fruto
pero mi madre
la wikipedia de los secretos
es feliz cuando oye tu nombre
aunque no seas el único
pero sí el que recuerda
justo ahora
mi madre que platica
de espaldas a mí
frente a un momento cualquiera de la casa
y se sonríe
por todas partes
sin saber
que escribo de ella
y que creo en Bob Dylan
porque su nombre guarda
los detalles de una piel joven
que alguna vez fue
mi madre.



Acariciando a Charly Miau después del trabajo

Mi gato y yo odiamos la riqueza
escribimos una nota para que se mueran los ricos
para que se les reviente la mano bajo la máquina textil
de unos chinos
bajo la máquina infernal de una marca bonita
odiamos a los ricos porque viven en los bosques
como los lobos como las princesas
y se comen los frutos buenos y el aire bueno
no queremos defender a nadie
nosotros también odiamos a los pobres
que se comen la sombra del fruto malo y el aire malo
y siempre enseñan una mano sucia
y nadie los entiende
mi gato y yo velamos por nuestro tazón lleno
he dicho lleno para que quede claro
ni desbordado ni vacío
he dicho velamos
porque los pobres se roban la tranquilidad del gato
y los ricos nos roban por las noches algo más que el sueño
odiamos la miseria
pedimos que a los ricos se los coman los gusanos
desde las tripas vivas
pedimos a los ricos que se acerquen y que les duela
algo que jamás se les quite
pedimos que a los ricos les duela
algo
alguna cosa
distinta en el cuerpo
alguna vez.



Xel-Ha López. 1991. Guadalajara, México. Estudiante de Letras. Forma parte del consejo editorial de Metrópolis. Es Premio Nacional de Poesía Jorge Lara (2012) y Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino (2014). Ha leído poemas en camiones y plazas públicas, en su país y en el extranjero. Ha publicado en diversas revistas y webs literarias como Replicante, Metrópolis, La rueda, Reverso, Radiador, Anders Behring Breivik, Poetas del nuevo milenio, Órfico, Transtierros, Letrina, 10avenida, entre otros.
Contacto:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...